Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Conocer el IslamEl profeta Muhammad (Mahoma) y el surgimiento del Islam
Mª Pilar Zaldívar (Nov 27, 2007) Conocer el Islam
Mahoma es la castellanización del nombre árabe Muhammad, por el que los musulmanes conocen al Profeta del islam. Ellos prefieren llamarlo por su nombre árabe y, por este motivo, en estos artículos voy a utilizar el nombre en su versión árabe: “Muhammad”.

Nació hacia el año 570 d.C. en La Meca en la tribu de los Quraish, aunque perteneció a la rama secundaria de los Banu Hashim. Pronto quedó huérfano y se hizo cargo de él su abuelo, quien también falleció. Posteriormente, fue su tío Abu Talib quien lo crió junto a su primo Ali. Tras una infancia humilde como pastor, se casó con Jadiya, una viuda que se había enriquecido gracias al comercio caravanero. Era unos diez o quince años mayor que él y fue una de las primeras conversas a la nueva fe. En virtud de este matrimonio Muhammad mejoró su situación económica y social y pasó de ser prácticamente un desconocido a formar parte del mundo de los negocios de La Meca.

Hacia el año 610 empezó a recibir las primeras revelaciones divinas a través del ángel Gabriel. Al principio, sólo se las confió a su mujer, Jadiya, a su tío, Abu Talib, y a su primo, Ali, quienes se convirtieron en el núcleo del grupo de los primeros creyentes.

Comenzaron a predicar una nueva religión revolucionaria que conmocionó a la ciudad de La Meca y que chocó frontalmente con los principios políticos, sociales y económicos que en ella regían. Ya quedó explicado en el artículo anterior que esta ciudad era el centro económico y religioso de la Arabia preislámica, en donde reinaba una religión politeísta muy cultual y de escaso contenido moral.

Los partidarios de Muhammad predicaban la existencia de un Dios único que eliminaba todos los dioses que se daban cita en la Kaaba. De hecho, cuenta una tradición que el Profeta entró un día enfurecido en el santuario y destruyó las estatuillas que representaban a todos los dioses a los que allí se rendía culto, menos la de la virgen María, que fue respetada por ser la madre del profeta Jesús.

Además, Muhammad y sus seguidores criticaban el abuso del alcohol, del juego y, en general, todos los excesos que se cometían en La Meca.

El islam fue calando poco a poco y tuvo que enfrentarse a la frontal oposición de los Omeya, la rama rica de la tribu de los Quraysh a la que también pertenecía el Profeta, que contaba con gran poder económico, político y social. Los musulmanes tuvieron que empezar a reunirse en la clandestinidad. Las persecuciones se hicieron más y más violentas, empezaron las torturas y, al final, los nuevos creyentes tuvieron que abandonar la ciudad con destino a Medina.

La salida de La Meca se produjo en el año 622 de la era cristiana. Este acontecimiento es conocido como la Hégira y es el que marca el año 1 del calendario musulmán.

Para demostrar que los musulmanes contaban con la protección de Dios, cuenta la tradición que el Profeta fue perseguido por los Omeya en su camino hacia Medina. Se ocultó en una cueva y Dios envió a una araña para que tejiera una telaraña inmensa. Cuando uno de sus perseguidores la vio estimó que era imposible que nadie hubiera pasado por allí, y así se salvaron Muhammad y los que iban con él.

La llegada a Medina supone un cambio social y religioso muy importante que será analizado en el próximo artículo.

  
BUSCAR EN NJ: