Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Conocer el IslamLos pilares del Islam III
Mª Pilar Zaldívar (Nov 08, 2007) Conocer el Islam
Con este artículo se culmina el ciclo dedicado a la explicación de los pilares del islam, que son, a parte de los ya mencionados, la limosna, el ayuno y la peregrinación.

En primer lugar, la limosna es la obligación que tienen todos los fieles, que poseen medios, de contribuir económicamente al sustento de los más pobres.

Es un precepto relacionado con la famosa hospitalidad de los musulmanes que, lejos de ser un mito, es una realidad que puede apreciarse en la vida cotidiana.

Es evidente que este pilar sirve para reforzar el sentido de la “umma” (comunidad de creyentes).

En segundo lugar, el ayuno. Éste se realiza durante el mes de Ramadán y consiste en no comer, beber, fumar ni mantener relaciones sexuales desde que sale el sol hasta que se pone.

Esta obligación enseña al musulmán a respetar normas y a controlar su cuerpo, pero sin que por ello reniegue de su corporalidad. Como ya quedó explicado en anteriores artículos, todo lo material (incluido, por supuesto, el cuerpo humano) es obra de Dios y, por lo tanto, bueno.
En los países de mayoría musulmana, durante el mes del ayuno, los horarios se alteran. Durante el día disminuye la carga habitual de trabajo y, a la puesta de sol, las familias se reúnen para cenar.

Y en tercer lugar, la peregrinación. Todo creyente que haya alcanzado la pubertad, que tenga uso de razón, salud y medios económicos ha de acudir a La Meca en peregrinación, al menos, una vez en la vida.

Ya apunté la importancia que tiene esta ciudad y, muy especialmente, el santuario de la Kaaba como centro al que se dirige toda la “umma” (comunidad) cuando reza. Pues bien, durante los días en los que se celebra la peregrinación, la Kaaba y, en general, los lugares sagrados del islam no son sólo centro espiritual, sino también centro material, punto físico en el que confluyen todos los peregrinos venidos de los lugares más dispares. Por eso, con este quinto pilar también se está reforzando la idea de comunidad y se está favoreciendo el intercambio de ideas y el acercamiento cultural.

Los lugares santos han de ser visitados durante el mes de Dulhiyya, el último del calendario lunar por el que se rigen los musulmanes. El primer destino de los peregrinos es el santuario de la Kaaba en la ciudad de La Meca. Allí los fieles rodean siete veces la “piedra negra”, un meteorito en torno al cual se construyó un edificio cuya fachada se cubre anualmente con una tela negra con versículos del Corán bordados con hilos de oro. Al terminar la peregrinación, esa tela es cortada en trozos que los fieles se disputan para llevárselos como recuerdo.

Otro hito importante es el recorrido que hacen los creyentes entre dos pequeñas colinas y que simboliza el camino que recorrió Agar, la esclava de Abraham, con su hijo en brazos cuando fue expulsada por Sara y tuvo que vagar por el desierto hasta que dio con la fuente del Zem-Zem en la que pudo saciar su sed y la de su bebé.

De camino hacia la ciudad de Medina, en cuya mezquita también han de orar los peregrinos, se encuentran las famosas columnas que representan el mal contra las que los fieles arrojan piedras para simbolizar su rechazo a Satanás.

La peregrinación es una experiencia que, al igual que la oración, acerca al hombre a Dios y por eso, antes de realizarla, el creyente realiza las abluciones completas y se despoja de su vestimenta habitual para sustituirla por dos sábanas blancas que indican pureza y separación de lo mundano y que, en muchos casos, serán utilizadas como mortaja.
Todos los musulmanes visten igual y realizan los mismos ritos haciendo desaparecer de este modo todas las diferencias de clase. Así que podemos decir que la peregrinación es expresión de la unidad de una comunidad formada por una multiplicidad de razas y culturas diferentes.

  
BUSCAR EN NJ: