Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Conocer el Islam¿Qué es el Islam?
Mª Pilar Zaldívar Bo (Oct 05, 2007) Conocer el Islam
Tratar de explicar qué es el islam en un solo artículo sería una tremenda osadía por mi parte. Por eso inauguro hoy esta sección que pretende poner al alcance de todo el mundo unas nociones básicas sobre esta religión que ayuden a comprenderla y a convivir con sus fieles.

En este primer artículo pretendo aclarar unos cuantos conceptos que dan lugar a malentendidos tales como los siguientes:

No es lo mismo ser “árabe” que “musulmán”. Un musulmán es la persona que cree en la fe del islam; mientras que un árabe es la persona que habla la lengua árabe y que tiene como suya la cultura árabe; es decir, en el primer caso estamos utilizando un adjetivo de carácter religioso, mientras que en el segundo hablamos de una noción cultural. Así, hay musulmanes que no son árabes (por ejemplo, los españoles que creen en la fe del islam, o los alemanes o los turcos o los iraníes que profesan ese mismo credo) y hay árabes que no son musulmanes (por ejemplo, los cristianos libaneses que son árabes de cultura pero que creen en el cristianismo).

Conviene tener muy clara esta distinción para utilizar el lenguaje con propiedad y evitar decir o escribir barbaridades como que “en Siria hablan musulmán” o que “los árabes ayunan en el mes de Ramadan”.
También es muy frecuente oír que los musulmanes adoran a Alá. Lo cierto es que los musulmanes que adoran a Alá son los que hablan árabe, porque los que hablan inglés adoran a “God”, los que hablan francés a “Dieu” y los que hablan español a Dios. Es decir, se trata sólo de una cuestión de traducción. “Alá” en árabe quiere decir Dios, del mismo modo que “God” en inglés quiere decir Dios o “Dieu” en francés significa Dios.

Lo que ocurre es que causa más impacto mediático utilizar la palabra “Alá” que la castellana “Dios”. Por ejemplo, no es lo mismo este titular de prensa “Los chiítas invocan a Alá en la fiesta de la Achura”, que este otro “Los fieles invocan a Dios en su fiesta”. El primero, a fuerza de utilizar términos desconocidos, nos presenta el evento como algo exótico y muy lejano a nosotros; mientras que el segundo es mucho más comprensible para un español.

El islam no es una religión muy diferente del cristianismo o del judaísmo. De hecho, los propios musulmanes están plenamente convencidos de que ellos adoran al mismo Dios que los cristianos y que los judíos. Tanto es así, que creen en todos los profetas tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento.

Consideran que Dios es uno, único e inmutable y que se reveló a los hombres por medio de Abraham dando lugar al judaísmo cuyas enseñanzas se recogen en la Torá; pero, con el tiempo, los hombres desvirtuaron el mensaje original y se hizo necesaria una segunda revelación en la que Dios transmitió el mismo mensaje a través del profeta Jesús, esta segunda revelación quedó plasmada en el Evangelio dando origen al cristianismo. Pasado el tiempo, volvió a suceder lo mismo, los hombres desvirtuaron el sentido original del mensaje y fue necesaria la tercera y última revelación por boca del profeta Mahoma (Muhammad, en árabe) que quedó definitivamente recogida en el Corán.
Así pues, el más importante de todos los enviados de Dios fue Mahoma, ya que fue el último, quien puso el sello definitivo a la Revelación. Le sigue en importancia el profeta Jesús, quien es muy respetado por los musulmanes que, al igual que los cristianos, lo consideran nacido de una virgen llamada María quien, por cierto, es la única mujer que aparece llamada por su nombre en el Corán.

No obstante, hay una diferencia importante entre el tratamiento que los cristianos dan a la figura de Jesús y el que los musulmanes dan a Mahoma y es que este último no es Dios, ni hijo de Dios, es un enviado, un hombre ejemplar al que se le debe respeto, pero no adoración, ya que el único que merece ser adorado es Dios. Adorar a cualquier otro ser es considerado politeísmo y, por lo tanto, pecado.


  
BUSCAR EN NJ: