Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Conocer el IslamLa Marca Superior durante el Emirato y el Califato
Mª Pilar Zaldívar (Jun 12, 2008) Conocer el Islam
Conocida ya la historia general de al-Andalus, creo que es interesante dedicar algunas líneas a explicar qué sucedió en las tierras del norte. Cuando la Península fue ocupada, los musulmanes establecieron una frontera que dividía el territorio y que se articuló en tres espacios bien diferenciados: la Marca Norte (con capital en Zaragoza), la Marca Media (con capital en Toledo) y la Marca Inferior (con capital en Mérida).

La Marca Superior, que es la que va a ser objeto de este artículo, comprendía varios distritos: Barbitaniya (zona de Barbastro y Boltaña), Lérida, Huesca, Tortosa, Tarragona, Zaragoza, Calatayud y Tudela.

Igual que en el resto de al-Andalus, dadas las ventajas que suponía la conversión al islam, fueron muchos los autóctonos que decidieron hacerse musulmanes, convirtiéndose en muladíes. En cuanto a los extranjeros que llegaron de fuera, la mayoría eran árabes, hubo muy pocos beréberes.
Para lograr la islamización y la arabización de estas tierras fue muy importante la colaboración de notables que se convirtieron al islam, como los Banu Shabrit o los Banu Amrús de Huesca y los Banu Qasi de Ejea.

La instalación del emirato dependiente de Damasco supuso que en la Península se instalara un sistema de gobernadores que representaban al emir cordobés por todo el territorio. Con frecuencia, estos gobernadores fueron elegidos de entre los señores locales conversos y no fueron pocas las ocasiones en las que se sublevaron contra el poder central de Córdoba.
La Marca Superior era tierra de frontera y por eso eran muy frecuentes los contactos con los cristianos del norte. Tanto es así, que no eran raros los pactos con ellos en contra de la autoridad del emir. En este contexto se enmarca el famoso episodio recogido en El cantar de Roldán en el que Carlomagno puso sitio a la ciudad de Zaragoza:

Sulaymán Alarabí se sublevó contra Córdoba y pidió ayuda a los francos a cambio de entregarles Zaragoza. Sin embargo, Husayn al-Ansari, gobernador de la ciudad, se negó a entregarla y esto provocó que Carlomagno la sitiara. Al poco tiempo, el emperador franco recibió noticia de una sublevación en su propio reino y tuvo que abandonar Zaragoza. En su huída, el ejército fue atacado en Roncesvalles (aunque algunos historiadores sitúan este episodio en Siresa) y Roldan, uno de sus más fieles, murió.

Hasta finales del siglo IX la Marca estuvo bajo el control de los Banu Qasi, una familia muladí que repartió sus fidelidades según sus intereses siendo fiel a Córdoba en ocasiones y buscando alianzas con los cristianos cuando le convenía.

Con la intención de fortalecer el poder central, el emir Muhammad I empezó a intentar neutralizar el poder de esta familia reforzando la de los árabes Tuyibíes. En época del califa Abd al-Rahman III desaparecieron de la escena política y fueron definitivamente sustituidos por los Tuyibíes. Sin embargo, estos últimos no tardaron en mostrar sus ansias de poder y el califa tuvo que realizar tres expediciones militares hasta que consiguió asegurar la sumisión de esta familia.

Durante el tiempo que le restaba al califato, la Marca Superior se mantuvo fiel a Córdoba. Cuando se produjo la fractura en los reinos de taifas la Marca se fragmentó en dos estados: el reino de Zaragoza y el de Lérida, que serán objeto del siguiente artículo.







  
BUSCAR EN NJ: